oscar-herrero-chalaura-entrevista-01

“Tocando solo, eres más tú mismo”

En unos días el maestro Óscar Herrero presentará las guitarras que llevan su nombre. construidas por el valenciano Amalio Burguet. Una nueva iniciativa en la carrera de un concertista y pedagogo de categoría. Entrevistamos al maestro manchego, que no da puntada sin hilo. En los escenarios, las clases… y en entrevistas como esta.

 

PABLO SAN NICASIO RAMOS      @pablosannicasio

Fotografías: José Luis Carrascosa


¿Cómo va todo a nivel guitarrístico? ¿Se nota algo de sensibilización por parte de los programadores españoles?

“Pablo qué quieres que te diga… llevamos muchos años diciendo que la guitarra flamenca está en su mejor momento, que cualquier chaval toca increíble, que la guitarra siempre ha tenido un papel importante en el desarrollo del flamenco… ¿y qué? Pues los mismos años llevamos oyendo decir a los programadores que la guitarra flamenca solista no tiene tirón de público, no nos programan apenas y en el poco espacio que dejan a la guitarra solista siempre aparecen los mismos nombres, bueno eso no es algo inusual, ya que en el cante y en el baile ocurre lo mismo. Me refiero a que siempre son los mismos nombres. Y podemos entender que no tengamos el mismo “tirón” que el cante o el baile, hasta ahí se entiende, pero en festivales que duran cuatro o cinco horas, y que se programan a varios cantaores, ¿no sería bueno para los oídos del publico darles un momento de guitarra solista?

Estoy seguro de que lo agradecerían y enriquecería el espectáculo. Pero sí, hay un nivel extraordinario de guitarristas flamencos, ¿y para qué?, para tocar fuera de España, en casa y a los amigos”.

Hemos visto que has incorporado a tu hijo Mario en el grupo ¿Cómo lo ves tocando? ¿Le ves más en el concertismo o en el acompañamiento?

“Mario es un chico joven, con ganas de hacer muchas cosas en esta vida, principalmente ser escritor, aunque yo diría que escritor ya es… otra cosa es que todavía no pueda vivir de ello. Además, es licenciado en psicología y desde hace poco más de un año está aprendiendo el oficio de guitarrista de flamenco. Está en fase de formación ya que, aunque comenzó a los 16 años a “jugar” con la guitarra, como te decía le ha entrado la fiebre hace poco más de un año, por lo que vamos a darle tiempo y veremos cómo acaba todo esto.

El futuro de Óscar Herrero ¿Por dónde pasa a nivel discográfico? ¿Tienes algo inminente?

“Me he fijado ya la fecha de 2017 para que vea la luz mi nuevo CD. Llevo varios años diciéndolo ya que los temas están hechos hace tiempo, pero no encuentro unos meses de calma para preparar bien la grabación, y como sigo sin encontrarlos, he decidido ponerme ya manos a la obra.

Además, en los próximos meses voy a editar algunos trabajos didácticos nuevos, no digo más”.

“Sí, hay un nivel extraordinario de guitarristas flamencos, ¿y para qué?, para tocar fuera de España, en casa y a los amigos”

oscar-herrero-chalaura-entrevista-03

Hace años me hablaste de un trabajo sobre Montoya ¿Sigue en pie la idea?

“Mira Pablo, este trabajo, grabación y partituras, está guardado desde 2005 en un disco duro. Cuando pedí permiso a los herederos, concretamente a una nieta de Ramón Montoya, me dijo que con su abuelo estaba sacando dinero todo el mundo y nadie declaraba nada, que estaba harta ya de esto y no iba a autorizar a nadie… así que ahí quedó todo y decidí esperar unos años hasta que prescribieran los derechos, (ya queda poco), y entonces editar el trabajo y ponerlo al alcance de todo el mundo. Fíjate, cuando quieres hacer las cosas bien no te dejan, sin embargo, mucha gente edita de todo el mundo sin permiso alguno y no pasa nada… la vida tiene estas cosas”.

Este próximo día 29 se presentan en la SGAE las guitarras que llevan tu nombre, construidas por el valenciano Amalio Burguet ¿Cuándo surgió la idea?

“Hace unos años tuve ocasión de probar una guitarra de Amalio Burguet, era una guitarra de estudio. Me sorprendió mucho su sonido, tenía algo diferente. Después en la feria de Frankfurt le conocí personalmente y comenzamos nuestra relación de amistad y más tarde profesional.

Empecé a tocar sus guitarras flamencas de primera y cada vez me iba atrapando más su sonido, hasta que construyó un par de guitarras pensando en mí, me las llevé a casa para probarlas tranquilamente y a los quince días le dije: Amalio, estoy muy a gusto con tu guitarra, la voy a tocar en un concierto que tengo en el Teatro Carlos III de San Lorenzo de El Escorial a ver qué sensaciones tengo en un escenario. Me encontré tan bien con el instrumento que le volví a llamar y le dije: me la quedo y además me la voy a llevar la semana próxima a Sudamérica durante un mes, donde tocaré solo y con orquesta…

Todo fue fenomenal, la guitarra respondió genial, estuve 10 días en La Paz, a 4000 metros de altura con un 10% de humedad y pasó con creces la prueba, aun siendo una guitarra nacida y criada en un ambiente de mucha humedad, decididamente era mi nueva guitarra.

A mi vuelta Amalio me propuso que este modelo especial llevara mi nombre, ya que lo había construido para mí, llevando a cabo algunos pequeños cambios que yo le había sugerido anteriormente para adaptarlo a mis exigencias, además usaría maderas de hace 30 años que tenía guardadas para una ocasión especial, pensó que este era ese momento”.

¿Esto implica que has cambiado de registro con respecto a lo que le pedías antes a una guitarra y has evolucionado hacia lo que construye Amalio? O bien ¿ha sido Amalio el que ha construido una guitarra con las características que tú ya buscabas y tenías en tus guitarras?

“Todos en algún momento, a lo largo de nuestras vidas, cambiamos en alguna costumbre, gusto… de repente descubres algo nuevo y lo sustituyes o lo adquieres porque te aporta algo diferente, que te satisface o te da una dimensión nueva. Yo me he encontrado con el sonido de Amalio Burguet en una dimensión nueva que, en estos momentos, me llena completamente, es un sonido envolvente que me hace disfrutar mucho.

De equilibrio extraordinario, es como defino yo el sonido flamenco de Amalio Burguet. Además de un sonido flamenco: rápido, percutido y brillante, se puede apreciar la aportación de un sustain absolutamente preciso que permite disfrutar de un toque lento, como Taranta o Soleá, pero que no molesta en los toques rápidos con muchos rasgueos como Bulerías o Tangos, Así que pienso que este sonido es el equilibrio perfecto entre lo percutido y lo expresivo, algo bastante inusual de encontrar en una guitarra flamenca, esto es realmente lo que más me ha enganchado de este instrumento.

Repito, en este momento de mi vida ha caído en mis manos un sonido de guitarra que, a día de hoy, me emociona, me hace disfrutar y me hace el toque más fácil y ameno”.

¿Qué características-precio-medidas-maderas tienen?

“La Guitarra Modelo Oscar Herrero tiene dos versiones: Negra y Blanca, es decir, en Palosanto y Ciprés. Ambas están construidas en un tiro de 650mm y con tapa de pino abeto. La “Negra” con aros y fondo de Palosanto de Madagascar y la “Blanca” con aros y fondo de Ciprés. Y los dos modelos llevan incorporados un clavijero artesanal de la casa Exagon (Italia) construido especialmente con mi marca para esta ocasión. Sobre el precio puedo decirte que es muy competitivo, pues la calidad y exquisitez de la mano de obra están a la altura, como poco, de las guitarras de gama más alta que se encuentran en el mercado. Amalio se ha esforzado para que tengan acceso a esta joya de guitarra todos los amantes del instrumento. Quien quiera más información la puede encontrar en:

http://www.oscarherreroediciones.es/guitarras/

oscar-herrero-chalaura-entrevista-04

¿Sólo de concierto o también hay de estudio?

“La Guitarra Modelo Óscar Herrero solo puede encontrarse, por ahora, en modelo de concierto o profesional, es decir en la gama más alta de Amalio Burguet. Pensamos, no obstante, en aquellos que prefieran una buena guitarra de estudio. En ese caso estarán supervisadas por mí, añadiendo una etiqueta con mi nombre como garantía de haberla probado y aprobado personalmente”.

En este sentido, el del estudio y la formación, me resulta obligatorio preguntarte por dos facetas tuyas realmente llamativas y notorias, que te diferencian aún más de tus compañeros: la de profesor y la de editor. En cuanto a la primera, es increíble la cantidad de tremendos guitarristas salidos de tus clases a los que les estamos reseñando discos muy notables. ¿Qué tratas de ofrecerles, qué les inculcas que les hace dar ese tremendo paso de calidad?

“Puedes creerme que a todos los alumnos y alumnas que he tenido y tengo les enseño de la misma manera, no les escondo nada, les doy todo lo que tengo, les muestro toda mi experiencia en este oficio. El tremendo paso de calidad que dices, lo dan ellos, aquellos que son diferentes al resto, que tienen algo innato, que junto al trabajo, y pienso que a mis buenas directrices, les hacen llegar lejos. En la vida es todo igual, cualidades y trabajo, eso sí, trabajo bien hecho”.

Muchos además son extranjeros ¿se estudia de otra manera la guitarra flamenca viniendo de lejos? O ¿traen todo bien escuchado y saben dónde aterrizan?

“Cada vez están más cerca de nosotros, las tecnologías e internet nos acercan cada vez más. Antes tenías que ir donde se reunían los flamencos, intentar captar todo lo que podías y lo poco que te decían. Ahora cuando llega algún joven a España ya viene con la selectividad hecha, dispuesto a ingresar en la “universidad” del flamenco. Con mucho aprendido y practicado pero, por supuesto, con mucho camino todavía por recorrer, como te decía, ahora muchos llegan derechos a la universidad”.

También procuras ayudarles como sello discográfico, algo que sucedió con José Almarcha ¿Se repetirá con más tocaores?

“En principio no, no somos un sello discográfico, tenemos suficiente con ser Editorial. José Almarcha es una excepción, es como de la familia y hemos puesto el sello con el que edito mis discos a su disposición, nada más”.

En la faceta de editor, carrera de fondo no pagada suficientemente con dinero ¿Tenéis Carmen y tú algún título de próxima publicación?

“Vamos a editar Flamenco al piano 5 de Lola Fernandez dedicado a la Seguirilla y también en breve algunas obras de concierto mías y un nuevo trabajo didáctico que hace mucho tiempo tenía en mente y por fin estoy trabajando en ello junto a mi hijo Mario, ahí lo dejo estar, aunque hace años lo he comentado alguna vez, ya queda menos”.

Cada vez es más raro encontrar una guitarra solista. Lo otro es más comercial y también, por qué no decirlo, menos arriesgado, estás arropado por tus compañeros

 

La guitarra flamenca ¿Tiene gobierno en funciones tras la muerte de Paco de Lucía o ya basta de lamentos?

“El flamenco, y no digamos ya la guitarra flamenca, han tenido en Paco de Lucía el mejor presidente, y sin discusión, siempre por mayoría absoluta. Pero ya no está, aunque ha dejado tanto que parece que no se fue nunca. Ahora nos toca lidiar a los que seguimos en el “gobierno”. Ya basta de lamentos, lo que debemos hacer es alegrarnos por haber tenido entre nosotros a un genio de esas dimensiones, nos lo puso todo muy difícil, pero al mismo tiempo nos lo dejo en bandeja para seguir progresando”.

Eres también un guitarrista que siempre gustó de dar un buen espacio a la guitarra solista. Llevas grupo, pero no se te han caído los anillos a la hora de defender un repertorio totalmente solo. Algo que, por ejemplo también estaba haciendo Riqueni pero los jóvenes no parecen adoptar del todo ¿Eso es bueno?¿Signo de los tiempos? ¿Tan raro es hacer un formato clásico de guitarra flamenca?

“A mí me gusta tocar en cualquier formación, desde un dúo hasta con orquesta, pero te tengo que confesar que como mejor me desenvuelvo es en solitario, ahí estás a tu aire sin pensar en nadie más. Si quieres cambias de falseta o de tempo, no pasa nada. No estás sujeto a otros músicos. Tocando solo, eres más tú mismo.

Cada vez es más raro encontrar una guitarra solista. Lo otro es más comercial y también, por qué no decirlo, menos arriesgado, estás arropado por tus compañeros.

Recuerdo leer hace unos años una crítica muy buena sobre Gerardo Núñez en la Bienal de Sevilla, el periodista principalmente alababa, no la calidad de su toque, sino el hecho de haber tocado en solitario, sin nadie más a su alrededor, como si hubiera hecho una gran hazaña por ello. Lo ponía como un coloso especialmente por haber tocado solo. Eso pone de relieve hasta qué punto hemos acostumbrado a la gente a olvidar que la guitarra puede, y debe, hablar por sí sola”.

oscar-herrero-chalaura-entrevista-02

A propósito de los grandes eventos de flamenco como la Bienal de Sevilla, la Suma Flamenca o el Festival de la Guitarra de Córdoba, no se te ve nunca en la programación, ¿qué puedes decirme?

“Te puedo confirmar que presentamos religiosamente nuestras propuestas de trabajo en todos los eventos de flamenco, pero debe ser que todavía no estoy preparado para torear en esas plazas… ni como concertista, ni como profesor. Lo seguiremos intentando, te aseguro que no es por falta de ganas y mantengo la misma ilusión que cuando era joven. Algún día me contratarán en la Bienal, digo yo. Te comentaba al principio de esta entrevista que los programadores repiten mucho a los artistas, y por supuesto que son grandes artistas, seguramente los mejores, o los más famosos… pero pienso que en esto tenemos cabida muchos más, no solo Messi y Ronaldo hacen buen futbol, hay muchos más futbolistas de increíble calidad que hacen grandes aportaciones que enriquecen al fútbol.

Seguiré estudiando a ver si algún doy la talla…”

Me gustaría que me comparases tu época de inicios, en tablaos como las Cuevas de Nemesio, formándote con Triguito, incorporándote en grupos de grandes figuras de entonces… con los tiempos actuales. En la afición al flamenco, en el compañerismo y en la calidad-cantidad del trabajo.

“Bueno yo recuerdo que cuando llegué a Madrid esta ciudad, además de ser la capital de España, lo era del flamenco. En Amor de Dios te dabas una vuelta y te encontrabas por allí con todos los grandes: Gades, Paco de Lucía, Serranito, Menese… Ibas a los tablaos y estaban los mejores artistas. En las peñas yo le he tocado a Juanito Valderrama, Gabriel Moreno, Menese, Carmen Linares, José Mercé…  Eso hoy no ocurre, vivimos todos más apartados, los unos de los otros. Nos encontramos en menos reuniones, antes era algo muy normal en la noche, y eso que estoy hablando de los 80, imagina cómo sería en los años 20. Esa era nuestra Universidad, rodearnos y poder acompañar a los grandes en plena formación guitarrística. Un lujo de difícil alcance hoy en día.

Estamos en un momento de cambio brutal en el mundo, en todos los aspectos de la vida y esto por supuesto está afectando también al flamenco. Al principio eran los Cafés Cantantes, los teatros con los flamencos como empresarios, los tablaos donde trabajaban todos los grandes artistas. Comenzaron a aparecer los festivales en Andalucía, la Red de Teatros, las giras por el extranjero…

No quiero ser pesimista, pero hubo una época que las figuras del flamenco tuvieron que emigrar a América porque aquí no se podía vivir del flamenco, y muchas veces la historia se repite… esperemos no llegar a ese extremo. Lo peor es que ahora no es la miseria, ni la dictadura, ahora han sido ellos, los de la sartén por el mango, quienes han creado esto”.

El acto de presentación tendrá lugar el día 29 de septiembre a las 19 horas, en la sala Manuel de Falla de la sede de la SGAE  calle Fernando VI, 4 (28004 Madrid)

 

@pablosannicasio

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR