niño-de-elche-chalaura-cabecero

Las inquietudes de un mozalbete de Elche

Por Esejambo

NIño de Elche Cantando en la Sala Sol

Érase una vez un Niño de Elche que sintió la querencia del flamenco. Y el caso es que enseguida apuntó buenas maneras,  allí donde se cantaba sus coplillas gustaba y mucho.

¿Pero bueno cómo canta el Niño? ¿De dónde dices que es?

De Elche, provincia de Alicante, de donde vienen andando los pares de zapatos.

A los doce años ya despuntó en toda peña y festival a donde acudía a echarse unos cantecitos. Deslumbraba  orejas y hacía batir palmas a tutiplén. Otra, otra !

La única manera de abrirse camino en la profesión de cantaor flamenco parecía ser presentarse a concursos y que el jurado juzgara. El cante como competición.

Este niño iba creciendo y no andaba a gusto  ni con el calzado prieto, ni con el espacio que habitaba a la hora de vibrar su jonda garganta.

Se sentía atrapado en el tiempo, en el “Día de la Marmota”, viviendo,  actuación tras actuación dentro de un capítulo emitido hace tiempo de la serie  CCC :“Cántame Como Cantó”.

Pensaba que está muy bien eso de aprender de los clásicos, de los maestros: Antonio Mairena, Pepe Marchena, José de la Tomasa, Manuel Torre, Agujetas, Diego del Gastor…. pero había que ser consciente del presente, del tiempo y espacio en el que le había tocado transitar.

Sintió la claustrofobia de las ataduras , mucho bondage en el flamenco, y cayó herido de vergüenza por  la escasa bondad en el mundo.

Le llegó muy jondo la obra poética , conectó como un rayo que aún no cesa con la actitud y compromiso del poeta Miguel Hernández. Encontró el contenido y empezó a trabajar en la búsqueda del continente.

Se dejó inspirar por los exploradores Scott Walker, Philip Glass, Coil, John Cage, Krafwerk, Can, Alim Qasimov, Arthur Russell … Y al transpirar descubrió la adrenalina del riesgo sonoro. Ouh yeah!

En ese momento se convierte en un esquirol del flamenco  y emprende  su trip flamencósmico.

Pasa a la inter-acción.  No se corta un pelo a la hora  de colaborar con todo tipo de artistas audaces , de zambullirse en todo tipo de performances multidisciplinares en lo que él denomina un trabajo en red.

Imposible nombrar todos los proyectos en los que ha colaborado porque este chavalote no para de tejer y tejer. Aquí van algunos de ellos por si os pica la inquietud: Raverdial, Siete Lunas, Strates, ToCaba, Cantes Tóxicos, Vaconbacon…

Lo suyo es romper formas y estructuras, lo que crea este niño no cabe en ninguna asfixiante etiqueta.

En su último trabajo discográfico el Niño se ha subido a lomos de los Pony Bravo para musicar poemas de los Migueles Hernández contemporáneos que no son otros que los  llamados poetas de la conciencia : Antonio Orihuela, Inma Luna, Bernardo Santos, Begoña Abad … Artistas también comprometidos en obra, actitud y acción,  frente a omisión.

De este encuentro, de fusionar vanguardia musical y la poesía del compromiso surge Voces del Extremo.

Portada del disco del cantaor Niño de Elche Voces del Extremo donde sale en medio de una biblioteca

Chalaos del mundo, si la inquietud llama a vuestra puerta, no dudéis  y abrirla de par en par que seguro que os trae un regalito.

Para más información sobre el Niño de Elche visiten su web  http://www.ninodeelche.net

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR