retrato del guitarrista Toni Jokiniitty

 

Redacción Chalaura.com

 

Desde hace no demasiado tiempo, la nación finesa se viene configurando como un exótico pero a la vez importante foco de actividad flamenca. Por lo que nos cuentan que, además de haber salido bastantes, y buenos, músicos de allí, algo que sabemos y notamos; resulta que también hay trabajo en forma de montajes, festivales y demás eventos flamencos. Cosas de la vida. Casi como en España, más o menos.

A nuestra redacción llegó una carta, disco incluido, en la que humildemente un guitarrista, Toni Jokiniitty nos cuenta que comenzó tocando el piano pero que desde los doce años le da, y muy duro, a la guitarra flamenca. Encomiable vocación que además se ha reforzado con enseñanzas de Raúl Mannola o Chicuelo.

No contento con aprender sólo allí, Tony se presentó en España y recibió clases, sobre todo en Sevilla, ciudad donde vivió un año. Al regresar a su país, sus conocimientos en toque eran los suficientes para acompañar en sus cursos coyunturales en el país escandinavo a artistas de la talla de Ángel Rojas, Rafaela Carrasco, Manuel Liñán, David Lagos… llegando a telonear a Vicente Amigo en uno de sus conciertos por aquellas tierras.

Con este bagaje, nuestro amigo se puso manos a la obra y, tras nada menos que una década de trabajo, Tony Jokiniitty nos manda su primer disco “Promesa”, dedicado a su hijo Samuel.

Disco de nueve temas, con una estructura que podemos situar en el común la de la guitarra de esta época. Hay variedad de toques, sólo se repite el estilo de la bulería y los pocos músicos que acompañan al protagonista son en su mayoría finlandeses. Salvo dos: Víctor Guadiana con el violín e Iván Mellén con el cajón.

Estilos y filosofía de ortodoxia, pulcritud y limpieza. Y esto no es poco. Todo perfectamente encajado en su mente y, en definitiva, un guitarrista flamenco ya completo. Se nota que ha acompañado más que tocado solo, pero Tony ya va sabiendo de qué va esto. Destaca su buen manejo de pulgar, algo más limitado picado y su gusto por la guitarra sola, a la que deja desnuda bastante más de la media de sus compañeros de profesión. Intuimos por ello gran afición y respeto por una música que, desde luego, no le es ajena. Ecos de Montoya, Sabicas y Ricardo en toques que además le habrán ayudado sobremanera a la hora de explicar y difundir el flamenco de toda la vida.

Carátula del disco de Toni Jokiniitty

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies