la-macanita-sala-garcia-lorca-chalaura-cabecero

“La Macanita” no me cortó la oreja por San Isidro

 

fotografías: Diego Gallardo

Andaba  estejambo to chalao por la calle Cañizares de Madrid  y decidió subir al segundo piso del portal de al lado del Casa Patas a ver si La Macanita le pellizcaba sus adentros con su cante.

Primera vez en la Sala García Lorca, un lugar recogido donde el cante y el toque se hacen sin micro ni reverberación. Un lujazo poder disfrutar del flamenco “desenchufado” . Exclamo un olé y aplaudo la valentía del artista que se enfrenta al reto sin cables, ni ecualización. Con un par.

Cierran puertas y ventanas. Una sensación claustrofóbica invade mi cuerpecito serrano. Hace mucho calor, demasiada humanidad en una caja de zapatos cerrada a cal y canto. Alejo de mi malos augurios cuando La Macanita hace acto de presencia en el escenario.

Me gusta la Tomasa, es muy guapa, gitana 100% Jerez. Os recomiendo el vídeo de Rito y Geografía del cante (http://bit.ly/1cGMxr0) en el que con solo 4 años canta y baila con la gracia y frescura del niño que todavía no es consciente de que ha sido tocado por la varita mágica. Si Astérix se cayó en la marmita, la Macanita la rescataron del pucherito donde se cocinaba, cuece y enriquece desde tiempos lejanos la esencia flamenca. Eso es Jerez, un tarro rebosante de esencias, de  arte y compás flamenco a pie de calle. Esperando estoy a que llegue el día de perderme por el barrio de Santiago, de  hacer taberna y plazuela en el de San Miguel. Inmersión en la pecera del Patrimonio Champion de la Constelación Flamenca.

Sale la Macanita acompañada del guitarrista Manuel Valencia y los jaleadores Chícharo de Jerez y Macano. Elegante, hecha un pincel. Vestido azul, pañuelo rosa, pelo recogido y pendientes plateados. Buenas noches a todos, estoy muy contenta de estar aquí y agradece la presencia en la sala de la cantaora y tía María Vargas.

Dice estar contenta pero yo la veo muy seria. Será concentración del torero antes de empezar faena.

Se arranca con tientos que remata por tangos. La veo contenida, no sé si hay que empezar tanteando la garganta o es el miedo a forzarla y que se resquebraje nada más empezar.

La Macanita tiene voz profunda, grave, le sale de las tripas y provoca arañazos en su paso por el gañote. Tiritas pa’ una garganta sarpullida.

La soleá es el blues gitano, el lamento sentido del esclavo negro. Billie Holiday, Bessie Smith, Nina Simone y desde Jerez -Spain mi Macanita. Jondura y sentimiento. Resuenan los ecos del gran Juan Talega: Se menean las barandillas del puente cuando yo paso
, yo te quiero a ti solito 
y tú no me haces caso.

En ocasiones hablo solo, venga Macana, rómpete, desata los truenos. Me dieron ganas de decir: ¡Abrir la puerta! No fuera a ser que estuviera el duende, llama que llama, sin obtener respuesta.

Manolo Caracol, Enrique Morente también entraron alguna vez por granaínas al Jardín de Venus : A buscar la flor que amaba, encontré a la limonera, para alivio de mis penas.

Aplausos y fin de la primera parte. No pierdo la esperanza. El flamenco es así , no son matemáticas. Creo en  la magia, en el precioso instante fugaz e imprevisible que me ha abofeteado alguna vez. Benditas collejas.

En el descansillo disfruto de las flamencuras fotos de  Diego Gallardo López. (http://bit.ly/1dY3Jtw) Los pasillos están tuneados con primerísimos planos de mujeres en pleno quejío, como intentando congelar el trágico embrujo. Molan.

Va a dar comienzo la segunda parte, me pido un whisky on the rocks y pa dentro. ¡Pal tostadero!

La Macanita se ha cambiado de estilismo. Sale sobria, vestida con un solo color 100% Negro. Intuyo poca fiesta, compadre. Y ataca el segundo toro de San Isidro  por seguiriyas y es entonces cuando pone todo el alma en asador. Se rompe, se rasga. Olés a tutiplén y explosión de aplausos agradecidos al artista generoso.

Y si quieres una pequeña muestra , dale al play de seguidillo:

Y de repente cambio de tercio radical, un recuerdo al desaparecido Fernando Terremoto hijo, compositor de estas optimistas bulerías modermelódicas. Que no todo tiene que ser cante de barrica en el XXI :Y ahora tengo flores en la ventana y una nueva vida que me llama, tengo brillo en la mirada. Eso es lo que quiero yo más brillo, que es como si le faltaran estrellas a la noche. Ojalá el flamenco pop sirva para crear inquietud entre los jóvenes y despierten las ganas de rebuscar en las raíces. Sin querer ser pesimista ni ponerme flamencólico, me da que ni con pactos entre partidos.

Y volvemos a subir el acelerador con un palo que borda La Macanita: el cuplé por bulerías. Tomasa siempre se ha declarado fan y ha dejado muy clarito su enorme admiración por las hermanas Bernarda y Fernanda de Utrera. La Macanita me parece su más inspirada sucesora. Se maneja con oficio…Aprieto las mandíbulas y pido un deseo : Que se arranque con las “Bulerías del desenamoro”.

Macano y Chícharo de Jerez marcan la tensión repiqueteando el compás. La Macanita se pega unos bailes, unos naturales con gracia. La alegría está en fase ascendente, se puede liar, se barrunta fiesta. Chícharo de Jerez y Macano se pegan unas pataditas y de inmediato se piran todos. ¿Hay prisa? Aplausos, paseíllo y si te he visto no me acuerdo.

La Macanita ha estado bien, correcta, en su sitio, pero se ha ido de Madrid, de la feria de San Isidro , sin cortarme la oreja. A la salida se rememoraban actuaciones que se habían celebrado en el mismo escenario, la Sala García Lorca y que sí habían dejado el sabor dulce de la irrepetible noche mágica.

Los chalaos celebramos el embrujo, la vida, el arte, y nunca tiraremos la toalla. Seguiré buscando el pellizco. Un abrazo a todos y que el flamenco os acompañe. Siempre.

@esejambo

 

la-macanita-sala-garcia-lorca-chalaura-01

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR