Redacción Chalaura.com

La afluencia de material discográfico flamenco proveniente de latitudes no españolas nos abruma y a la vez gratifica. Nos indica que tuvimos y tenemos buenos embajadores de esta música y nos muestra que fuera de nuestro país es donde más guitarra flamenca se graba y sale al mercado. Mientras que aquí al año se publican, de media, seis o siete disco de guitarra flamenca, los tocaores foráneos no se lo piensan. Sabiendo por un lado que no tienen nada que perder y por otro que su mercancía, además de buena, tiene compradores: aficionados y programadores de cada sitio. Justo lo que no sucede en España.

A nuestros dominios ha llegado “Solo”, primer trabajo discográfico del guitarrista de Costa Rica Manuel Montero. De entrada tiene la garantía de que el sello del maestro Pedro Sierra, “La Voz del Flamenco” es quien lo edita. No ha tenido que ser él quien corriese con el  asunto a solas. No hubiera pasado nada, pero cuando uno sabe que llega respaldado por otros flamencos que han invertido en la causa, se nota mayor empuje para tener aún más consideración con el protagonista.

Manuel Montero es un guitarrista que abarca principalmente la guitarra clásica y la flamenca, aunque tampoco le hace ascos al latin-jazz “sabrosón”, como veremos al final del disco.

“Solo” tiene dos grandes secciones claramente diferentes y otra más, mucho menor, como remate al extenso disco de, atención, quince pistas.

La primera compuesta por los cinco primeros temas, flamencos. Cinco pistas donde se nota una estupenda técnica, soniquete y los conceptos flamencos perfectamente asimilados. Tanto rítmicos como armónicos. No tanto lo melódico, pero eso es algo que es consustancial a nuestra época, o eso parece. La descompensación de los jóvenes guitarristas flamencos actuales en su bagaje armónico en detrimento del melódico. Es decir, que Manuel Montero está también un guitarrista de su tiempo. Bulerías, balada, alegrías, tangos y taranta que no adolecen de nada salvo de algún amarre para acordarnos melódicamente de ellas con el tiempo. Algo que sí sucede en la guajira insertada en la siguiente sección, quizá la pieza más lograda de todo el disco por originalidad y, esta vez sí, nítida y personal melodía.

Una segunda sección de guitarra clásica con interpretaciones de autores de los últimos ciento cincuenta años. Tres impromptus de José Mora, estupendos, sin mácula. Una “aflamencada” Asturias de Albéniz en cuanto al timbre. No tanto en el tempo, muy marcado en el tema y muy libre en la sección central. Un homenaje a un mayúsculo guitarrista no siempre bien tratado, Agustín Barrios, con su Preludio en Do menor. Los celebérrimos “Recuerdos de la Alhambra” en los que reparte mucho el peso de la melodía a favor del trémolo y dejando en suspenso una voz del bajo que en otras versiones es casi la melodía. Remata esta sección los “Pensamientos” de Enrico Panza.

Sección de guitarra clásica de extraordinario valor y gran variedad de registros.

Como decimos, el “Solo” de Manuel Montero se cierra  con “Río” y “Con Son”. La primera íntima y con estética acústica. La segunda colectiva (grupo de vientos, piano y percusiones) al son de tiempos de tres y cuatro pulsos. Muy relevante porque añade un valor de personalidad latina a una guitarra ya de por sí muy fuerte en lo clásico y flamenco.

Importante disco. Por la cantidad y calidad de la materia guitarrística, por la apuesta por la “guitarra total” (a la postre será el futuro) y por la valentía. Manuel Montero compone y versiona, lee y escucha, tiene aire y solo por eso le deseamos suerte.

chalaura-discos-manuel-montero-solo-02

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies